6. Técnica del Fit-Walking:

  • 6.1. Talón-planta-punta

En todo el mundo la marcha se la dice como “el deporte del Talón y Punta”. Para caminar más rápido se ha de hacer pasos largos. Para abrir el paso se ha de tomar tierra can el talón con la punta del pié muy elevada. Después el pié pasa del talón a la planta con un movimiento dinámico importante para el empuje, hacia la punta del pié, que en la fase final ha de llegar a encontrase en posición vertical, extendido y no flexionado, hasta tocar en el último instante nada más con la punta del dedo “gordo”

 

  • 6.2. Los brazos rectos o plegados

 

Por razón de la ley de palancas, el brazo alargado empuja mejor a rapidez normal y moderada, mientras que a velocidades elevadas empujan más las palancas cortas. Cuando caminamos instintivamente con una rapidez moderada llevamos los brazos extendidos, porque así empujan más. Plegando el brazo modificamos la geometría de la palanca: a más alta rapidez más corto y plegado debemos colocar el brazo. Con el tiempo y la experiencia modificaremos de forma natural el ángulo variable según corto y rápido, por ejemplo de 20 o 30 minutos. Conviene procurar andar cada vez que podemos: puedes cambiar hábitos para tener excusas para caminar: aparcar el coche más lejos, bajar en alguna estación de metro o parada de bus antes de la que toca. Se puede romper el entrenamiento diario en dos o tres trozos. Lo más importante es caminar al menos 15 minutos para activar el metabolismo del consumo de grasas.

 

  • 6.3. Las caderas

 

En la marcha, las caderas se mueven de manera exagerada y hasta ridícula. No es casual ni frívolo, pues el movimiento de caderas permite mantener el centro del cuerpo y la altura constantes, y permiten un notable ahorro energético. Además, el movimiento de caderas permite un paso más largo y rápido con el mismo esfuerzo. Los músculos que mueven las caderas son más tendinosos y elásticos, por eso el movimiento alternado y oscilante resulta especialmente economizador y eficaz. Aunque en el Fit-Walking no se pide el gran movimiento de caderas típico de la marcha, este es igualmente importante y eficaz para caminar rápido y sin cansarse, pues aplicamos muchos ejercicios de los marchadores para liberar las caderas, lo más sencillo es bailar el Twist en el mismo lugar con las piernas extendidas, moviendo las caderas y los brazos cruzados. Es muy útil observarse en el espejo. Cuando hemos aprendido a girar bien las caderas bailando el Twist… continuamos a hacerlo mientras que caminamos! Si en un primer momento no puedes, no pasa nada, pues soltar las caderas resulta ser una de las cosas más difícil para todos… Por eso también es útil el instructor de Fit-Walking! Otro ejercicio importante es caminar sobre una línea imaginaria poniendo un pie delante del otro, para ejercitarse probar a andar cruzando los pies en la línea: como si quisieras hacer lo que hacen las modelos.

 

  • 6.4. El tronco

El tronco debe estar bien extendido, así como también el cuello y la cabeza recta en que deben formar una línea, ligeramente inclinada hacia delante, en línea con la pierna trasera que está empujando. Si el tronco está inclinado hacia atrás, la caminata se hace mucho más lenta y cansa mucho más. Si el tronco es demasiado inclinado hacia adelante tenemos la tendencia a caer y nos forzamos demasiado la espalda. Una inclinación ligera y justa hacia delante permite un empuje rápido y eficaz.

 

Jordi Llopart, responsable del área deportiva Bluebonnet.

Comparte!Tweet about this on TwitterShare on Facebook