Consejos de alimentación para reducir tu porcentaje de grasa

Publicado en: Nutrición | 0

Hola,

Hace unos días, Mireia Quijada nos explicaba cómo tratar el sobrepeso y la obesidad, y la importancia de perder peso eliminando grasa. Mantener un peso saludable se consigue con unos hábitos de vida saludables. Y no hablamos solamente de realizar ejercicio físico diario, saber gestionar el estrés o descansar adecuadamente. Debemos combinarlo con una alimentación sana. Hoy, nuestra experta en Nutrición quiere darte algunos consejos de alimentación para reducir tu porcentaje de grasa.

Incorpora un plato único
Una buena idea es que prepares un plato único, en el que incluyas los diferentes grupos de alimentos que se necesitan. La mitad del plato estaría compuesto por verduras y hortalizas; un cuarto del plato con alimentos farináceos integrales —legumbres, quinoa, arroz integral, pasta integral o patata vapor—; y completa el otro cuarto del plato con alimentos ricos en proteínas saludables —carne magra, pescado blanco y azul, huevos, legumbres en el caso de ser vegetarianos o sustitutivos proteicos como el tofu o el seitán—. La proporción te daría una imagen como esta

abcd

Colorea tus platos
La combinación de colores en un único plato hace que introduzcas vitaminas, minerales y sustancias antioxidantes diferentes. Cuando prepares una ensalada pon diferentes colores: el rojo del tomate, el fucsia de la remolacha, el naranja de la zanahoria, el verde de las espinacas crudas… Todas ellas te aportarán diferentes nutrientes y enriquecerás tus platos.

El tamaño sí importa
Intenta respetar el equilibrio del plato anterior, pero comiendo raciones más pequeñas. Excepto verduras y hortalizas, para las que puedes mantener el mismo tamaño.

Evita los “no alimentos”
Evita pasar por esos interminables pasillos de las grandes superficies, llenos de alimentos que realmente no lo son: snacks, mezcla de frutos secos fritos y salados, patatas, chucherías, bollerías, derivados lácteos procesados (arroz con leche, natillas, mousse, copa de chocolate, etc.) entre otros muchos. Lo único que va a aportarte este tipo de productos es sal, grasas trans, mucho azúcar refinado y poco valor nutricional.

Selección del postre
Escoge la fruta fresca o el yogur como postre para tus comidas. Otra opción saludable puede ser una infusión carminativa, como la manzanilla o el poleo menta. Eso sí, ¡sin azúcar añadido!

Aumenta la fibra
Introduce al día 2 raciones de verduras y hortalizas, una en crudo y una cocida. Además de dos o tres raciones de pieza de frutas, si pueden ser con piel. Un zumo no es sustitutivo de una pieza de fruta, no contiene las mismas propiedades y te aportará un valor más alto de calorías y de azúcar. Escoge cereales integrales (pan, arroz, pasta, etc.) e incluye legumbres entre dos y tres veces por semana. También puedes acompañar las ensaladas con frutos secos en crudo, sin salar y semillas como el lino, el sésamo o la chía. Esto aumentará la cantidad de fibra y te ayudará a sentirte lleno.

¿Te animas a explicarnos cómo aplicas estos consejos en tu día a día?

Comparte!Tweet about this on TwitterShare on Facebook